Saltar al contenido
Guia de peces

Pez Sol

Características

Pez Sol, tambien denominado científicamente: Mola Mola.Su característica más sobresaliente es su físico. Su cuerpo es absolutamente aplastado por los dos lados, lo que hace que se vea alargado y redondo, no tiene cola. Las aletas pectorales son minúsculas y en forma de abanico, la aleta dorsal y anal son largas. O sea, cuando el pez sol extiende sus aletas, es considerablemente más alto que el resto peces.

Los órganos del pez sol son exageradamente pequeños, en comparación con su cuerpo. El cerebro es minúsculo, considerablemente más pequeño que los riñones que están ubicado justo tras el cerebro. Si bien se cree que entra en los peces osteíctio, su esqueleto tiene considerablemente más tejidos cartilaginosos que huesos.

Su pequeña boca está a la perfección hecha a fin de que el pez pueda sorber, escupir y desgarrar. La estructura de sus dientes es en forma de un pico de papagayo, de este modo puede desgarrar presas blandas o bien más duras. Ya antes de tragar el alimento pasa por otra fila de dientes que deshace todavía más los comestibles, a fin de que puedan pasar al estómago.

 

Alimentación

Su dieta consiste eminentemente en múltiples tipos zooplancton gelatinoso como medusas, fragatas portuguesas, ctenóforos y salpas.​ Se han encontrado calamares, esponjas, pedazos de ofiuras, múltiples géneros de Zostera, crustáceos, pequeños peces y larvas de anguila de las profundidades en los estómagos de M. mola, lo que señala que procuran su comestible tanto en la superficie, en los fondos marinos como en aguas profundas.5​ Esta dieta es pobre en nutrientes, lo que le fuerza a consumir grandes cantidades de comestible para mantener su tamaño.

El pez luna puede escupir y sorber agua por medio de su pequeña boca para desgarrar las presas de cuerpo blando.​ Sus dientes están fusionados en una estructura similar a un pico, lo que les deja romper presas más duras.​ Además de esto, los dientes faríngeos ubicados en su garganta, deshacen el comestible en trozos más pequeños ya antes de pasarlo al estómago.

Hábitat

El hábitat de este pez no se limita a una zona en específico, se puede conseguir en las aguas temperadas y tropicales que hay a nivel del mundo. Los especímenes varían dependiendo del océano que se hallen, sobre todo del océano Atlántico y el océano Pacifico las diferencias son muchas.

Si bien es verdad que este género de pez le gusta tomar el sol en la superficie, su hábitat está en la profundidad. Diríase que gran parte de su vida, se la pasan a más de seiscientos metros de profundidad. A una temperatura por encima a los 10º C, el estar en una temperatura que se halle bajo los 12º C puede ocasionarle la muerte.

Reproducción

Su reproducción se genera en la estación en las que los rayos de sol inciden con más fuerza, por lo general entre los meses de mayo y finales de julio, pudiendo llegar a generarse la freza aun en el mes de agosto.

Ya antes de empezar la freza, los cardumenes de estos pececillos se dirigen a las riberas , preferentemente en la que prevalezca la hierba como he dicho ya antes, empezando prolongadas luchas entre machos para determinar quién se queda con la hembra.

De esta manera, los machos ganadores se quedan con la hembra en cuestión, alejándose los dos del conjunto y empezando la “su vida en pareja”. Esta relación tiene una duración de una semana más o menos, periodo que dura el desove.

Ya antes de desovar, la pareja precisa casa para sus alevines. Por este motivo, los dos procuran una zona donde la profundidad no sea superior a los treinta cm., con poca o bien ninguna corriente y cercana a las riberas con fondos de arena y gava.

Los huevos que tienen un diámetro aproximado de entre 1 y uno con cinco milímetros. Estos continúan amanojados cuando son expulsados por las hembras, las que ponen del orden de doscientos a cuatrocientos huevos.

A lo largo de la incubación de los huevos, cuyo periodo fluctúa ente los siete y diez días, el macho continúa al lado del nido guardándolos de posibles predadores. La hembra asimismo se queda cerca del nido con exactamente la misma función protectora.

Un mismo macho puede aparearse con múltiples hembras, las que emplearán exactamente el mismo nido para sus huevos. Merced a este mecanismo, el espacio preciso para crear nidos, no va a ser exageradamente grande con lo que es posible resguardarlos mejor.